Chiste de los náufragos y las promesas

Barco a remos

Estaban dos náufragos en una balsa que a penas se mantenía a flote, uno de ellos se pone a rezar en voz alta: -Dios mío, si nos salvas de esta, te prometo que…. En esto le interrumpe el otro: -¡Calla, calla…! No prometas nada que ahí veo un barco que se acerca…