Chiste del conductor novel

amigos de borrachera

Estaba un coche parado en un semáforo, y al ponerse en verde va a arrancar y se le cala el coche; lo intenta otra vez en el amarillo y se le cala por segunda vez; luego se para en el rojo, lo intenta otra vez en el verde y no consigue salir. En esto se le acerca un policía y le dice: ¿Qué pasa? ¿Es que no le gusta ningún color de los que tenemos?